sábado, 25 de septiembre de 2010

Toxoplasmosis Ocular

La toxoplasmosis ocular es producida por el parásito toxoplasma gandii, quien cumple su ciclo celular en el gato.
El termino "toxon" deriva del griego y significa arco, debido a la forma del parásito y gandii de un roedor africano donde se identificó el parásito.

Cuando el gato ingiere el parásito, este se reproduce en su intestino delgado y luego es eliminado en su materia fecal, durante un tiempo aproximado de un mes estimándose una cantidad aproximada de 10 millones de parásitos por día. Es así como el parásito se encuentra contaminando el medio ambiente y a otros animales.
La forma como el parásito llega al hombre es variable y no del todo conocida. Al parecer, la principal vía es por la ingesta de carne cruda o mal cocida de diferentes animales (cabras, ovejas, ganado vacuno, cerdos e incluso pollos). Se han descrito contagios por el consumo de frutas y verduras que fueron contaminadas directamente por el gato o por vectores como moscas o cucarachas. El centro de control de enfermedades de Estados Unidos, ha reportado casos de toxoplasmosis adquirida en establos por la vía inhalatoria y comunidades que se han contagiado por aguas contaminadas. Una de las primeras formas de contagio conocida fue la transplacentaria (madre-feto) y también se han descrito contagios con trasplante de órgano y por leche no pasteurizada.

Este parásito puede manifestarse en grados variables de severidad, dependiendo el grado de la respuesta inflamatoria que esté generando. La persona infectada puede quejarse de enrojecimiento ocular, dolor, intolerancia a la luz y visión borrosa.

Formas de Prevención de la Toxoplasmosis Ocular
  • Cocinar bien la carne por encima de los 66 grados.
  • Congelar las carnes por debajo de 20 grados.
  • Lavar bien las frutas y verduras.
  • No consumir huevos crudos o leche no pasteurizada.
  • Evitar la exposición a las heces del gato.
El diagnostico se realiza teniendo en cuenta los hallazgos al examen clínico y las ayudas diagnosticas tales como la detección de anticuerpos contra el parásito que esté circulando en la sangre.
El tratamiento de la toxoplasmosis ocular está dirigido a la reducción del proceso inflamatorio, eliminación del parásito y prevención de futuras residivas. Para esto existe la utilización de diversos esquemas de antibióticos y antiinflamatorios, de uso tanto tópico como sistémico.

2 comentarios:

Publicar un comentario